Noticias y Publicaciones
06/11/2018
Riesgo País y Estudios Económicos

A medio camino en su proceso de diversificación económica, Emiratos Árabes Unidos aún no se han integrado en las cadenas de valor mundiales

A medio camino en su proceso de diversificación económica,  Emiratos Árabes Unidos aún no se han integrado en las cadenas de valor mundiales

A medio camino en su proceso de diversificación económica,  Emiratos Árabes Unidos aún no se han integrado en las cadenas de valor mundiales 

  • Gracias a su situación geográfica estratégica, Emiratos Árabes Unidos (EAU) juegan un rol central en las exportaciones y reexportaciones regionales, como lo evidencian los diversos acuerdos económicos y de cooperación establecidos con otros países.
  • El incremento de su integración en la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda[1] representa tanto un riesgo como una oportunidad para EAU.
  • No obstante, el país aún se encuentra en medio de su proceso de diversificación económica y aún no se ha integrado en las cadenas de valor mundiales. 

 

Continúa la diversificación para equilibrar la dependencia del petróleo

En el transcurso de los últimos treinta años, EAU se han convertido en la segunda economía más grande y diversificada de los países del Consejo de Cooperación del Golfo, gracias a la implementación de un marco legislativo adecuado concerniente a la regulación, las inversiones y las barreras comerciales, que ha permitido la expansión del sector privado. Entre 2000 y 2017, el porcentaje de ingresos petroleros respecto al total ha descendido 7 puntos, situándose en el 53%. En 2016, las exportaciones de petróleo y de productos petroleros descendieron a 16% del total, frente al 76% en 2000. Las exportaciones de plásticos, madera y papel, piedras preciosas, cemento, productos de transporte y metales han aumentado durante el mismo período.

A pesar de estos resultados positivos, EAU aún no se han integrado en las cadenas de valor mundiales. Sólo los combustibles, los metales, los minerales y las piedras, que representan una parte muy pequeña del sector de la fabricación, se encuentran integrados. Esta situación impide que las empresas locales implementen un proceso de producción en diversos países, que conlleva la limitación del país para integrarse en las cadenas mundiales de valor, a pesar de sus esfuerzos en materia de diversificación económica y comercial del país. 

 

La iniciativa de la Ruta de la Seda: una fuente de oportunidades, y también de riesgos

EAU ha firmado varios acuerdos en materia de comercio e inversión con numerosas economías, entre las cuales China es su favorita, gracias a la iniciativa de la Ruta de la Seda, lanzada en 2013. Estos acuerdos podrían estimular el comercio y la inversión y permitir el acceso del país a los mercados más grandes, especialmente en los sectores de la construcción, la metalurgia, el comercio, la logística y los hidrocarburos.

El valor de los intercambios comerciales entre EAU y China alcanzó los 52.700 millones de dólares en 2017, un aumento de 15% respecto al año anterior. El volumen de los intercambios comerciales, exceptuando el petróleo, se elevó a 3.500 millones de dólares, mientras que las importaciones ascendieron a 31.900 millones de dólares. Las exportaciones de los EAU hacia China se componen principalmente de aluminio, fertilizantes químicos, petróleo y polietileno, mientras que las importaciones se componen principalmente de productos textiles y metálicos, indumentaria, maquinaria y electrónica. En 2018, en el marco de la Nueva Ruta de la Seda, el volumen del comercio entre China y EAU, exceptuando el petróleo, debería ascender a 58.000 millones de dólares, ya que dicha iniciativa permitirá a EAU reforzar su posición como centro logístico regional para las exportaciones y la inversión. En conjunto, los dos países ya han firmado 13 acuerdos y memorandos de entendimiento en varios ámbitos, lo que permitirá a los EAU atraer más inversiones procedentes de China, que actualmente no se encuentra entre los 10 primeros inversores directos extranjeros de la federación.

No obstante, la Nueva Ruta de la Seda despierta aún varias preocupaciones. La inestabilidad geopolítica y las tensiones políticas que sufren varios países implicados en este proyecto podrían tener un impacto negativo para EAU, en caso de una crisis regional generalizada. Al mismo tiempo, la desaceleración de la economía china podría afectar a la industria de EAU, ya que conllevaría una caída de la demanda de los productos petrolíferos y petroquímicos. Las nuevas medidas proteccionistas que Estados Unidos ha impuesto a China en el contexto de la actual guerra comercial, podrían afectar al comercio y a los sectores logísticos de EAU.

[1]La iniciativa de la Ruta de la Seda anunciada, por China en 2013, tiene como objetivo conectar Asia, África y Europa por tierra y por mar a través de seis corredores económicos. 

 

Descargar esta publicación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Descargar esta nota de prensa : A medio camino en su proceso de diversificación económica, Emiratos... (212,33 kB)

Contacto


Para más información:

Carolina CARRETERO
Tel. : (+34) 91 702 75 19
Mail : caroline.carretero@coface.com
 
Marta ESCOBAR
Tel. : (+34) 91 702 75 22
Mail : marta.escobar@coface.com

Parte superior
  • Spanish