Noticias y Publicaciones
13/05/2014
Riesgo País y Estudios Económicos

Insolvencias en Europa Central y Oriental en 2013: Nuevo record con 70.000 empresas afectadas

Insolvencias en Europa Central y Oriental en 2013: Nuevo record con 70.000 empresas afectadas
  • 2013 superó el récord de 2012: un 5% más de insolvencias en Europa Central y Oriental, debido a la desaceleración de la eurozona y a las restricciones presupuestarias.
  • Sectores con mejor evolución: informática, educación y sanidad.
  • Sectores rezagados: construcción, comercio al por mayor y al por menor.
  • Perspectivas para 2014 y 2015: ¿se estabilizará finalmente tasa de insolvencia?

Las empresas de la región de Europa Central y Oriental se enfrentaron a un año difícil en 2013: la ya débil situación económica se deterioró y el consumo de los hogares se redujo debido a las medidas fiscales destinadas a enfrentar el aumento del déficit presupuestario. El acceso al crédito se restringió aún más en línea con la reducción de la oferta y la demanda de nuevos préstamos. Esta situación afectó directamente a las empresas y las obligó a revisar a la baja sus objetivos de ventas. Por otra parte, las exportaciones - el ansiado contribuyente al crecimiento del PIB – se vieron afectadas por la desaceleración de la zona euro, donde tradicionalmente las economías de Europa Central y Oriental llevan a cabo la mayor parte de su comercio exterior.

 

graph-1

Como resultado, cerca de 70.000 empresas de la región eran insolventes en 2013, un aumento del 5% frente al año anterior. Bulgaria registró el mayor aumento de insolvencias, 39%, con 834 casos. Esta situación puede deberse a una disminución de la demanda, las dificultades para acceder al crédito y la falta de programas de apoyo a las actividades empresariales. Exceptuando Hungría, donde la caída de las insolvencias se debe a un cambio en la legislación, Letonia es la estrella de la región de Europa Central y Oriental, con una reducción en el número de insolvencias del 7%. Este resultado positivo refleja el crecimiento del PIB, estimado en un 4,6%, y el aumento del consumo privado en este país báltico.

"Los países de Europa Central y Oriental se enfrentaron a un entorno empresarial desafiante en el transcurso del año pasado. Se vieron afectados no sólo por el débil gasto de los hogares, sino también por la recesión en la eurozona, lo que es, para la mayoría, su principal destino comercial. La República Checa, un país que depende en gran medida de las exportaciones a los países avanzados de la UE, confirmó este modelo - tanto a nivel macro (recesión de dos años) como microeconómico (fuerte aumento de las insolvencias de 26% en 2012 y 32% en 2013)", explica Grzegorz Sielewicz, Economista de Coface para la CEE.

 

El sector de la construcción, penalizado por el entorno económico

La caída de la demanda, la disminución del gasto familiar y la creciente competencia tienen un impacto negativo directo en los sectores del comercio al por menor y al por mayor. Durante el segundo semestre de 2013 se percibía una lenta recuperación tras un período de crisis, estimulada por la baja inflación y el retorno de la confianza del consumidor.

El sector de la construcción sigue bajo presión en los países de Europa Central y Oriental y sus resultados, que han sido pobres durante un período prolongado, no mejoraron en 2013. Otras industrias vinculadas a la construcción tales como el trabajo del metal y la fabricación de maquinaria también se han visto afectados por un "efecto dominó". El panorama a corto plazo tampoco es alentador. La afluencia de fondos de la UE a partir del nuevo presupuesto para 2014-2020 afectará a la situación financiera de las empresas a finales de 2014. Además, las empresas siguen siendo reacias a invertir en activos fijos, ya que no están convencidos de que la desaceleración económica haya llegado a su fin y esté por comenzar una recuperación económica.

 

Tasas de insolvencia divergentes en 2014

El primer trimestre de 2014 parece más positivo en términos de perspectivas económicas. Coface prevé que la tasa de crecimiento promedio de los países de Europa Central y Oriental casi se duplicará, pasando de 1,1% en 2013 al 2% en 2014. Los impulsores de esta mejora seguirán siendo los países bálticos, con Letonia y Lituania a la vanguardia de la región de Europa Central y Oriental y con un crecimiento previsto de 4,2% y 3,4%, respectivamente. Las otras economías de esta región también experimentarán tasas de crecimiento más altas en comparación con 2013. La principal fuente de crecimiento será el incremento de las exportaciones y el consumo privado. En este entorno mejorado, las empresas deberían sentirse más cómodas para realizar sus transacciones e inversiones comerciales.

A pesar de la recuperación, el crecimiento en Europa Occidental seguirá siendo moderado, registrando un 1% en 2014. Dos economías estables serán los principales impulsores de este crecimiento - Austria y Alemania, con tasas de crecimiento previstas del 1,7%. Ambos países se beneficiarán de la recuperación del consumo de los hogares impulsada por el descenso del desempleo en la Unión Europea, los aumentos salariales, así como la creciente demanda externa de sus productos.

Las empresas de Europa Central y Oriental se beneficiarán de la mejora de la situación de sus principales socios comerciales extranjeros. En cualquier caso, pasará algún tiempo antes de que las empresas se encuentren menos restringidas en sus actividades comerciales y los resultados se reflejen en sus cuentas. Mientras que Polonia y Letonia deberían registrar una disminución en el número de insolvencias en 2014, el resto de la región experimentará un aumento. República Checa, Hungría, Rumania así como Croacia y Eslovenia registrarán los mayores incrementos.

Descargar esta nota de prensa : Insolvencias en Europa Central y Oriental en 2013: Nuevo record con 70... (137,07 kB)

Contacto


Para más información:

Carolina CARRETERO
Tel. : (+34) 91 702 75 19
Mail : caroline.carretero@coface.com
 
Marta ESCOBAR
Tel. : (+34) 91 702 75 22
Mail : marta.escobar@coface.com

Parte superior
  • Spanish