Noticias y Publicaciones
22/03/2016
Riesgo País y Estudios Económicos

Un 80% de las empresas en China se vieron afectadas por retrasos en los pagos en 2015

Un 80% de las empresas en China se vieron afectadas por retrasos en los pagos en 2015
La encuesta sobre gestión del riesgo de crédito, a la que respondieron 1.000 empresas con sede en China, revela que los pagos empresariales siguieron deteriorándose en 2015 retrasos en los pagos en 8 de cada 10 empresas analizadas. Coface prevé que el PIB se ralentizará hasta el 6,5% en 2016 (frente al 6,9% de 2015). Además de los problemas por resolver, alto apalancamiento y exceso de capacidad de muchos sectores,  la presión a la baja sobre el RMB y la volatilidad del mercado de valores son preocupaciones para el mercado en 2016. No se espera que los impagos mejoren en el corto plazo.

 

Continúan los retrasos en los pagos empresariales, a pesar de un enfoque de crédito más prudente

En 2015, los términos de crédito medios ofrecidos por las empresas con sede en China se han deteriorado de nuevo, lo que refleja un enfoque más prudente a la hora de conceder facilidades de crédito a los clientes. Esto probablemente sea el resultado combinado de la debilidad de la experiencia de pago de los últimos años, el deterioro de la confianza y la desaceleración de las expectativas de crecimiento.

No obstante, los riesgos han aumentado, con un 80,6% de las empresas encuestadas experimentando retrasos en los pagos en 2015 (frente al 79,8% en 2014). El 58,1% de estas empresas también registraron un aumento en el número de impagados. Un alto porcentaje de los encuestados (más de 4 puntos porcentuales, es decir el 10% del total) registraron retrasos en los pagos superiores a 150 días. 17,9% de las empresas encuestadas se han enfrentado a retrasos en los pagos de larga duración (más de 180 días) y las cantidades adeudadas representan un 5% de su cifra de negocio anual.  El aumento de los pagos de larga duración ejerce una presión creciente sobre los estados financieros de las empresas.

Esto está en línea con las cifras de préstamos no cobrados (NPL) publicados por la Comisión Reguladora Bancaria de China. La tasa de morosidad (NPL) se elevó hasta el  1,59% a finales de 2015, su nivel más alto desde 2009 (en comparación al 1% de 2013) . Los préstamos no cobrados aumentaron más del 50% en los primeros tres trimestres de 2015. En este contexto, no debe menospreciarse el riesgo de aumento de los impagados.

 

Pesimismo en la economía ensombrecida con múltiples desafíos en 2016

Las empresas chinas, que se enfrentan a un exceso de capacidad y baja rentabilidad, sufren ahora una mayor probabilidad de impago, ya que el gobierno ha decidido abordar el exceso de capacidad y a las empresas “zombis”. Incluso aunque el crecimiento del crédito se está desacelerando, la deuda privada continúa creciendo  más rápido que el PIB. China todavía no ha entrado en un proceso de desapalancamiento y los riesgos están aumentando. La deuda pendiente en manos del sector privado no-financiero alcanzó el 201% del PIB en junio de 2015, frente al 114% de junio de 2008 y el 176% de junio de 2013.

El crecimiento del PIB del 6,9% de China en 2015 fue el menor registrado en 25 años, mientras la previsión de Coface para el 2016 del 6,5% sería otro récord negativo. La dinámica es hacía una tendencia negativa, debido al proceso de reequilibrio y a la baja demanda mundial. Las autoridades están implementando las reformas necesarias para reequilibrar el crecimiento en favor del consumo y los servicios. A pesar del efecto positivo en el medio plazo, este reequilibrio ha tenido algunos efectos negativos en el corto plazo y creado grandes retos para las empresas, presionando los resultados y agravando el riego de crédito.

Los mercados de valores en China han experimentado un nuevo episodio de caídas (un 16% durante la primera semana de enero) y volatilidad. El uso intensivo de los márgenes financieros (inversores pidiendo prestado dinero para comprar acciones) ha incrementado el riesgo crediticio y podría intensificar la espiral descendente. Al mismo tiempo, el yuan ha registrado una caída sin precedentes, alcanzando el mínimo de 5 años frente al dólar americano durante la primera semana de enero. La devaluación del yuan también se enfrenta a la fuga de capitales, agravada por las preocupaciones de la desaceleración económica china.

En el ámbito monetario, el Banco Popular de China (BCP) inició un ciclo de flexibilización en noviembre de 2014 y desde entonces ha recortado la tasa preferencial 6 veces (165 pb), ha reducido el coeficiente de reservas obligatorio (RRR) 5 veces (-300 pb) e inyectado liquidez a la economía (1,5 trillones de RMB en enero, a través de diferentes vías). No obstante, hasta este momento las medidas de flexibilización monetaria no han dado  resultado.  

“La estrategia del gobierno es ambigua y las autoridades se encuentran atrapadas entre dos objetivos. Por un lado necesitan encontrar un equilibro apoyando el crecimiento del PIB para prevenir un “aterrizaje brusco” de la economía  y proteger los empleos, mientras que por el otro tienen que gestionar el riesgo de una burbuja de deuda. Al mismo tiempo, las empresas en China se enfrentan a desafíos cada vez mayores, como son un alto apalancamiento con importantes costes de financiación (a pesar de la flexibilización monetaria), baja rentabilidad (impulsada por el exceso de capacidad de ciertos sectores) y la volatilidad de las divisas extranjeras y los mercados de valores. Las medidas de flexibilización monetaria no fueron muy efectivas en 2015 y Coface espera más paquetes de estímulo para 2016, ya que las autoridades chinas intentan evitar un “aterrizaje brusco” de la economía” afirma Charlie Carré, economista Coface.

 

Sectores de alto riesgo: construcción, metalúrgico Y TI

Según el análisis de Coface, el sector de la construcción parece ser el de mayor riesgo, y la situación se está deteriorando rápidamente. 28,3% de las ventas a crédito del sector tienen retrasos en los pagos de más de 150 días y el 57% tienen más del 2% de su cifra de negocios afectado por impagados de más de 6 meses . El sector metalúrgico y TI tienen el 13% y el 15,2%, respectivamente, de las ventas a crédito con retrasos en los pagos de más de 150 días, mientras que el sector de las telecomunicaciones también se encuentra bajo presión. Algunos sectores están en mejor situación, pero incluso los sectores vinculados al gasto de los hogares, como son el sector minorista y las industrias automovilísticas, están observando un deterioro en sus experiencias de pago.

Coface viene realizando esta encuesta de gestión del crédito empresarial desde 2003. La encuesta de 2015 es la 13ª edición. 1.000 empresas de diferentes sectores han participado en ella entre octubre y noviembre de 2015. La encuesta proporciona un mejor entendimiento del comportamiento de pago de las empresas con sede en China y sus prácticas de gestión de crédito.

 

 

(1) Fuente: Comisión Reguladora Bancaria de China

(2) Coface considera que  es improbable la recuperación de los impagados de más de 6 meses. La experiencia de pago de Coface muestra que aproximadamente el 80% de estos impagados no se recuperarán  si el pago no se ha realizado en los primeros 6 meses. Cuando el importe de estos impagados supera el 2% del total de la cifra de negocios total de la empresa, la liquidez de estas empresas puede ser un problema y su capacidad para pagar a los proveedores puede ser cuestionada.

 

 

DESCARGA EL INFORME COMPLETO

  • La encuesta de comportamiento de pago de las empresas en China
  • Comportamiento de pago en 2015
  • 2016 - El proceso de ajuste está aún en curso
  • Análisis sectorial

 

 

 

 

 

 

 

Descargar esta nota de prensa : Un 80% de las empresas en China se vieron afectadas por retrasos en lo... (269,23 kB)

Contacto


Para más información:

Carolina CARRETERO
Tel. : (+34) 91 702 75 19
Mail : caroline.carretero@coface.com
 
Marta ESCOBAR
Tel. : (+34) 91 702 75 22
Mail : marta.escobar@coface.com

Parte superior
  • Spanish