Noticias y Publicaciones
08/11/2019
Riesgo País y Estudios Económicos

Coface presenta CRAFT, una nueva herramienta de previsión para pronosticar el crecimiento en la zona euro

COFACE INTRODUCES CRAFT, A NEW FORECASTING TOOL TO ESTIMATE GROWTH IN THE EUROZONE
CRAFT proporciona las claves de la desaceleración en las principales economías de la zona euro.

Desde comienzos de 2019, se han multiplicado los signos de una desaceleración económica mundial. Mientras que todos los economistas convienen en esta tendencia negativa, tras alcanzar su punto máximo en 2017, el interrogante reside en el alcance de esta desaceleración, especialmente en la zona euro. Mientras que algunos vaticinan una recesión en 2020, la mayoría de los economistas prevén “sólo” una ligera desaceleración.

Para tener un panorama más claro, es importante disponer de herramientas de previsión fiables e innovadoras, que permitan aprovechar los indicadores existentes. Es por eso que Coface ha decidido desarrollar su propia herramienta de previsión: CRAFT (Coface Research Activity Forecasting Tool).

Este indicador es el resultado de un método innovador, que se basa al mismo tiempo en técnicas de machine learning y en un modelo estadístico de referencia, permitiendo tener en cuenta un espectro muy amplio de variables.

 

CRAFT: una valiosa herramienta para detectar las principales tendencias

Graph

La utilización de modelos de machine learning permite analizar cientos de variables y conservar sólo aquellas más relevantes a la hora de modelizar el crecimiento del PIB, variables que serán utilizadas en el modelo estadístico de Análisis de los Componentes Principales (ACP). Estas últimas – entre treinta y cincuenta para cada país- pueden ser reagrupadas en cinco categorías diferentes:

  • datos concretos;
  • datos de encuestas;
  • variables monetarias y financieras;
  • indicadores internacionales;
  • tasa de impago de las empresas sobre sus créditos comerciales asegurados por Coface.

 

Las economías francesa y española se muestran resistentes, mientras que se prevé una recesión para Alemania y un estancamiento para Italia.

De acuerdo con los resultados de este modelo, Alemania entrará en recesión en el tercer trimestre
(-0,1% tras -0,1% en el trimestre), antes de estancarse durante los tres últimos meses del año. La economía alemana, especialmente dependiente de su sector industrial, expuesta a las turbulencias externas debido al peso de las exportaciones, ha sufrido particularmente el deterioro del entorno económico internacional desde comienzos de 2018. Dado que Estados Unidos, China y Reino Unido se encuentran entre los cinco principales mercados para la exportación alemana, la evolución de dichas áreas será fundamental para la orientación del crecimiento de la actividad.

La economía francesa también se ralentizará en el tercer trimestre (0,2%) antes de recuperarse al final del año (0,3%), probando su resistencia en un contexto difícil. El PIB progresará así un 1,3% durante 2019. Aunque la actividad atraviesa una fase de ralentización desde 2017 (2,4% y 1,7% en 2018), el crecimiento francés se ha mantenido positivo y consistentemente superior a 0,2% en términos trimestrales, lejos de los sobresaltos de la mayoría de sus vecinos, ya que Francia es menos dependiente de la demanda externa

Según los resultados de CRAFT, en el tercer trimestre, el crecimiento en Italia se recuperará ligeramente (un 0,1%), antes de estancarse nuevamente en el último trimestre del año. No obstante, en 2019, la economía italiana registró el peor desempeño de todos los países de la zona euro, por segundo año consecutivo.

Al mismo tiempo, el crecimiento del PIB en España debería volver a aumentar en el tercer trimestre (0,6%), antes de desacelerar ligeramente en el transcurso de los tres últimos meses del año (0,5%). Aunque la actividad es menos dinámica que en 2017, cuando alcanzó entre un 0,8% y 0,9% en cada trimestre, se mantiene sólida y se ralentiza muy progresivamente. A pesar de su tasa de desempleo aún muy elevada (14% de la población activa a finales de junio) y de su inestabilidad política, la economía española ha dado muestras de una notable consistencia desde el comienzo de su recuperación en 2013.

 

DESCARGAR PUBLICACIÓN

 

Parte superior