Noticias y Publicaciones
18/03/2016
Riesgo País y Estudios Económicos

Irán: los cambios recientes infunden prudencia para las empresas

Irán: los cambios recientes infunden prudencia para las empresas
Tras cinco años de sanciones, Irán vuelve finalmente a la comunidad mundial. Este regreso debería tener un impacto sobre el crecimiento internacional a través del sector del petróleo, pero, sobre todo, resultará en grandes cambios para el propio Irán. El levantamiento de las sanciones, posterior al acuerdo de P5+1 (China, Francia, Rusia, Reino Unido, Estados Unidos + Alemania), tendrá un efecto significativo en el aumento de la producción de Irán. Esto reactivará la economía iraní, especialmente mediante la recuperación del comercio exterior y las inversiones extranjeras.
Sin embargo, el paso de la autarquía a la apertura es una maniobra delicada. El país podría sufrir las consecuencias de la liberalización comercial.

 

Mejores perspectivas macroeconómicas, nuevas oportunidades

Irán es la segunda economía más importante de la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA). Según el FMI, su PIB se sitúa en 416.500 millones de dólares. Después de dos años de recesión, Coface espera que este año el crecimiento real del PIB alcance el 3,8%, gracias al levantamiento de las sanciones occidentales. Con la eliminación de estas sanciones, las autoridades iraníes esperan atraer un volumen de inversiones extranjeras de al menos 50.000 millones de dólares al año. Esta cifra supera ampliamente los 2.100 millones de dólares de inversión extranjera directa que Irán recibió en 2014.

"Los sectores clave que deberían impulsar la recuperación de la economía en el período posterior a las sanciones son el transporte, la vivienda y el desarrollo urbano. Además de estos sectores y del petróleo y el gas, en los que la economía se basa en gran medida, el país tiene oportunidades en casi todos los sectores", comenta Seltem Iyigun, economista de Coface para Turquía y la región MENA.

Pero los beneficios pueden ser limitados...

A corto plazo, la reapertura de la economía iraní al comercio mundial debería ser progresiva. Irán es el mayor mercado fuera de la OMC. El país es relativamente cerrado y las autoridades parecen favorables a una apertura gradual de las barreras arancelarias y no arancelarias. Las debilidades en el sector bancario también limitarán el crecimiento de las exportaciones.

"Las importaciones cuyo valor supera los 50.000 dólares están sujetas a una inspección de cantidad y calidad previa al embarque. Además de las políticas arancelarias, las restricciones regulatorias y la inflexibilidad burocrática podrían obstaculizar el crecimiento del comercio en el corto plazo", manifestó Sofía Tozy, economista de Coface especializada en Oriente Medio. Por otra parte, el repentino impacto de la apertura comercial puede tener un efecto adverso sobre el tipo de cambio del país. Una apreciación del tipo de cambio real sería perjudicial para las empresas locales.

La coyuntura mundial desfavorable y los problemas estructurales de Irán también pueden retrasar las ganancias esperadas. En primer lugar, la desaceleración del comercio mundial y las turbulencias regionales pueden moderar los primeros impactos positivos del levantamiento de las sanciones y la reducción de los costes comerciales. En segundo lugar, dada la gran dependencia de la economía iraní del petróleo para impulsar su economía doméstica, la caída de los ingresos, como consecuencia de los bajos precios del petróleo, podría limitar la inversión pública y el apoyo de las políticas estatales al crecimiento post-sanciones. Por último, la débil infraestructura de Irán, conjuntamente con la fragilidad de su sector bancario, seguirán perjudicando las perspectivas de crecimiento a largo plazo.

En lo que respecta a los sectores, Coface considera a dos de ellos como buenos ejemplos, tanto de las oportunidades económicas inexplotadas como de los desafíos que enfrenta Irán a la hora de regresar al mercado.

  • Energía: El levantamiento de las sanciones debería resultar en un aumento de la producción de hidrocarburos, pero este podría verse limitado por las pobres perspectivas del mercado petrolero. De acuerdo con la International Energy Agency, la producción de crudo de Irán, que registró un promedio de 2,8 Mb/d en 2015, alcanzará un promedio de más de 3,1 Mb/d en 2016 y casi 3,6 Mb/d en 2017."La  apertura gradual del país también debería fomentar la inversión en el sector petrolero. Con las inversiones adecuadas, Irán podría alcanzar eventualmente una producción de 4 Mb/d ", comenta Sofía Tozy. No obstante, la modernización de la infraestructura será costosa. Además, en el actual contexto de reducción de los precios del petróleo, la introducción de Irán en el mercado global puede acentuar aún más el desequilibrio entre la oferta y la demanda.
  • Industria automotriz: La industria del automóvil, que representa más del 10% del PIB iraní, será una de las más beneficiadas por el levantamiento de las sanciones. Los consumidores iraníes tienen una gran avidez por las marcas internacionales y la eliminación de las sanciones será la oportunidad para que más fabricantes de automóviles occidentales entren en el mercado. No obstante, esta afluencia de fabricantes de automóviles extranjeros dará lugar a una feroz competencia. "La llegada de nuevas marcas podría dificultar que las empresas que ya están presentes mantengan su cuota de mercado. Este podría ser el caso para los productores chinos, si los fabricantes europeos consiguen ofrecer vehículos más baratos y de mayor calidad ", dijo Seltem Iyigun.

 

Descarga el informe completo

  • Irán: Una nueva era después de las sanciones
  • Previsiones para los sectores iranís
  • Entrevista
  • Conclusión

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Descargar esta nota de prensa : Irán: los cambios recientes infunden prudencia para las empresas (71,10 kB)

Contacto


Para más información:

Carolina CARRETERO
Tel. : (+34) 91 702 75 19
Mail : caroline.carretero@coface.com
 
Marta ESCOBAR
Tel. : (+34) 91 702 75 22
Mail : marta.escobar@coface.com

Parte superior
  • Spanish