La proliferación de golpes de estado en África: ¿hacia una nueva era más inestable?

Descargar documento(s)

En julio y agosto de 2023, se produjeron golpes de Estado en Níger y Gabón, poniendo nuevamente el foco en este tipo de eventos. Al analizar la evolución de los golpes de Estado en el mundo desde 1950 hasta la actualidad, observamos que ha habido una mayor concentración en África desde principios de la década del 2000, una tendencia que se ha confirmado especialmente en los últimos cinco años.

La importancia de áfrica en la evolución histórica de los golpes de estado en el mundo

 

Entre 1950 y septiembre de 2023, se registraron 491 golpes de estado, 245 de ellos con éxito, en 97 países. América Latina y África destacan como las dos regiones del mundo más afectadas, representando respectivamente el 29% y el 44% de los golpes de estado registrados. Desde la década de 1990, se han producido sistemáticamente más golpes de Estado en África que en el resto del mundo. Durante la última década, estos intentos, principalmente en la región del Sahel, han tenido un mayor índice de éxito que en el pasado.

La evolución del Indice de Fragilidad Política y Social de Coface en el Sahel [1] entre 2008 y 2014 difiere claramente de la de otros países del continente, con un notable aumento desde 2012. Los conflictos armados y las operaciones militares, especialmente aquellas vinculadas a la lucha contra el terrorismo, así como la inestabilidad regional, han contribuido a agravar las tensiones sociales y políticas.

 

La ayuda oficial al desarrollo (AOD) es crucial para muchos países africanos

Muchos países africanos se enfrentan a una creciente pobreza y a elevados niveles de endeudamiento, situación agravada por un menor acceso a la financiación debido al aumento de los tipos de interés, mientras que sus necesidades de financiación siguen siendo considerables. En este contexto, los flujos de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) pueden desempeñar un papel crucial.

La AOD sigue siendo un componente importante de la Renta Nacional Bruta (RNB) de algunos países receptores. En el África subsahariana, la AOD neta representó el 3,4% del INB en 2021 y el 4% en 2020[2]. En Mali, alcanzó alrededor de 1.400 millones de dólares en 2021, es decir, el 30% del presupuesto total del Estado. Sin embargo, estos flujos varían considerablemente de un país a otro y de un año a otro.

No hay que perder de vista que estas ayudas también representan una palanca de presión utilizada por los países donantes. Varios países donantes y organizaciones internacionales han optado por suspender su ayuda para castigar el incumplimiento de los principios democráticos, como demuestra la suspensión de los proyectos en curso de la AOD [3] francesa en Níger y Burkina Faso en 2023.

Al analizar las variaciones en los flujos de la AOD en respuesta al éxito de un golpe de Estado, observamos que durante la Guerra Fría (1950-1989), los donantes del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE [4]  no los sancionaron sistemáticamente reduciendo su ayuda. De hecho, la utilizaron como herramienta económica y política para mantener su influencia, especialmente en el África subsahariana, sobre posibles aliados en un mundo en desarrollo.

Entre 1990 y 2010, los golpes de Estado provocaron una reducción significativa de la ayuda exterior, mostrando que los países donantes sancionaron los golpes con más regularidad.

Sin embargo, en el período más reciente (2011-2021), las variaciones de la AOD han tendido a parecerse a las observadas durante la Guerra Fría. En un mundo multipolar y más fragmentado, marcado por el retorno de los intereses geoestratégicos nacionales y competitivos, el comportamiento adoptado por los países donantes podría asemejarse cada vez más al período anterior a 1990.

Esta nueva configuración mundial podría limitar la utilización de la AOD como palanca de presión, especialmente por parte del bloque occidental, contra los golpistas, quienes tienen la oportunidad de acercarse a los principales países emergentes ya presentes en África con estrategias diplomáticas y comerciales bien definidas.

 

[1] Sahel = Burkina Faso, Mali, Mauritania, Niger, Sudan and Chad

[2]https://data.worldbank.org/indicator/DT.ODA.ODAT.GN.ZS?locations=ZG

[3] Con la excepción de la ayuda humanitaria, algunos proyectos específicos para poblaciones en situaciones similares y ciertos proyectos realizados por socios con financiamiento multilateral (cuya interrupción podría dar lugar a riesgos legales), las organizaciones autónomas como las autoridades locales, las universidades y las ONG pueden continuar su cooperación sin el apoyo financiero del Estado.

[4] Organización para la Cooperación y el desarrollo Económicos.

 

Autores y expertos