Noticias y Publicaciones
01/04/2016
Publicaciones económicas

Barómetro de Riesgo País 1T 2016

picture to illustrate the new coface barometer

Crecimiento lento, ausencia de presiones inflacionarias, políticas monetarias cada vez más expansivas y un incremento de la volatilidad en los mercados financieros; estos son los cuatro elementos que caracterizan la economía global a principios de 2016. Este fenómeno parece nuevo para todos los países con la excepción de Japón, que ha estado sumido en esta situación durante 20 años. Las lecciones extraídas de los japoneses dejan poco margen para el optimismo. Aunque la política monetaria haya sido altamente expansiva durante mucho tiempo, no ha sido suficiente para reestablecer el crecimiento, así como proporcionar crédito barato para impulsar la demanda es inútil a la hora de absorber el exceso de capacidad por el lado de la oferta. Y a medida que pasa el tiempo, sus efectos secundarios perjudiciales son  cada vez más visibles, ya que el exceso de liquidez que produce, da lugar a un aumento de la volatilidad en los mercados financieros e inmobiliarios. Por ello, para un país que haya caído en la trampa del estancamiento parece muy difícil salir de ella. Se trata de un pequeño consuelo para las empresas, que a pesar de perspectivas de crecimiento débil, el hecho de que las condiciones financieras sigan siendo muy favorables les permite sobrevivir en una economía “japonizada”. Esto se confirma con el descenso de las insolvencias empresariales  en las economías más avanzadas durante los últimos meses, a pesar del moderado nivel de crecimiento en la actividad.

Además de esta tendencia hacía la “japonización”, la economía global a principios de 2016  todavía está marcada por el impacto de las fluctuaciones en el precio de las materias primas en los países emergentes. Tras los países de América Latina y África, ahora se están enfrentando a ello los países de Oriente Medio y Asia, lo que ha llevado a Coface a asignar  a Arabia Saudí una vigilancia negativa sobre una calificación de riesgo país de A4  así como un A2 para Kuwait, degradar a Omán a A4, Kazajistán a C,  Malasia a A3 y Armenia a D. Por supuesto, no nos olvidamos de Japón, que ahora tiene una calificación de riesgo de A2. 

 

Descarga el informe completo

barometro
  • La economía global se está japonizando
  • Cambios en las evaluaciones de riesgo país
  • Informes sobre 10 países
Descargar esta publicación : Barómetro de Riesgo País 1T 2016 (450,19 kB)

Contacto


Para más información:

Carolina CARRETERO
Tel. : (+34) 91 702 75 19
Mail : caroline.carretero@coface.com
 
Marta ESCOBAR
Tel. : (+34) 91 702 75 22
Mail : marta.escobar@coface.com

Parte superior
  • Spanish